• Miguel Ochoa Ramírez

El entorno virtual del certamen, por fin una realidad