• Miguel Ochoa Ramírez

Un regalo extraordinario

Guiños a los primeros cincuenta años del concurso, un álbum con sus protagonistas y una gala vibrante cargada de homenaje cierran la edición más "histórica" del Certamen Reina de La Mancha.



No ha sido un año cualquiera. Lo quisimos dejar claro desde principios de verano, cuando nos embarcamos en una aventura apasionante: la celebración de nuestro 50º Aniversario.


Pretendíamos realizar un viaje a nuestro pasado. A nuestra esencia; la que nos fortalece para trazar cada edición, para construir un espectáculo cada vez más completo, para tomar nota de los errores (que los hay, pero contra ellos se seguirá trabajando) y evolucionar.


Haciendo historia entre todos


La primera fase que tuve clara para tratar de hacer de esta una edición diferente fue la de fomentar la participación de los que nos siguen y, desde luego, de las que son (en todos los tiempos verbales posibles) la razón por la que empezamos, estamos y seguiremos: las concursantes y, por supuesto, las que se hicieron con nuestra corona a lo largo de nuestra historia. Para ello, durante el verano se ha llevado a cabo una importante labor de documentación, recabando datos e imágenes de antiguas concursantes para empezar a conformar el archivo histórico del certamen.


Se ha trabajado en 2 frentes: por un lado, mediante la vía administrativa municipal; por otro, se habilitó una plataforma virtual para que toda persona interesada perteneciente al entorno de las concursantes, nos hiciese llegar material fotográfico de su respectiva edición. Ambas vertientes han resultado provechosas, pues se han reunido instantáneas de la gran mayoría de ediciones, que ya forman parte de la hemeroteca digital del concurso.


Momento de reuniones


Otro de los objetivos del equipo de Organización del concurso era el de sentar las bases de una gala espectacular y, sobre todo, que constituyese ese homenaje que cincuenta años de andadura merecen. Una ceremonia parecida a las anteriores, pero con un toque muy distintivo: el de tener la compañía de las Reinas de La Mancha históricas, quienes tiempo atrás vinieron a Miguel Esteban como concursantes con la suerte de llevarse consigo un hermoso regalo para sus pueblos: nuestra corona.


No es fácil congregar a personas que, en la mayor parte de los casos, tienen una vida consolidada y, por tanto, circunstancias que no siempre permiten volver al pasado. Pero han vuelto —y muchas, superando la treintena y, por tanto, nuestras expectativas—. Y no solo han estado en la gala. Han rememorado sus vivencias y sentimientos en forma de vídeo, desde varios puntos de nuestra región, en una iniciativa transmedia (a través de nuestro Instagram) que se puso en marcha en la Semana del Aniversario. Su entrega e ilusión por participar en las ideas propuestas ha sido admirable y, sin duda, merecedoras de un agradecimiento sin tapujos.


Asimismo, el coloquio con los últimos concejales de Festejos de Miguel Esteban hasta la fecha para valorar su gestión del certamen supuso un interesante punto de encuentro, donde no faltaron anécdotas y una reivindicación del esfuerzo que requiere levantar cada año un proyecto como este.


Una gala para el recuerdo


La quincuagésima edición, testigo de la segunda victoria en la historia para Ocaña gracias al triunfo de Laura Parla Saiz, ha sido histórica en muchos sentidos.



En primer lugar, evidentemente, por el importante componente emocional que comportaba esta ocasión. Algo que se reflejaba en los discursos que se sucedieron, desde antiguas campeonas a las presencias más institucionales.


Otro de los puntos más celebrados ha sido la primera emisión en directo de la ceremonia —con la colaboración de Pixelidea— en la página de Facebook del certamen. Este streaming multicámara ha supuesto una manera de expandir este proyecto con mucha más potencia.


El mayor alcance hasta la fecha


La web y las redes sociales de la Elección de la Reina de La Mancha han registrado un extraordinario crecimiento durante su 50º Aniversario, triplicando las cifras alcanzadas en la edición previa.


El álbum, sintetizado en forma de vídeo de fotos para el recuerdo, ha contado con un notable alcance de alrededor de 23000 personas y una centena de reacciones positivas en menos de una semana. La retransmisión de la gala en Facebook cosechó un seguimiento muy significativo y prometedor, con un alcance medio de unos 30000 personas durante su franja de emisión y los días posteriores, lo cual fue posible gracias a cientos de reacciones en positivo en la red social.

En general, la mayor parte de los contenidos difundidos por nuestras redes sociales superaban los 1000 espectadores en menos de dos días. Además, durante este año se ha incrementado la actividad en Instagram.


En añadidura, el proceso de rediseño de la web e isologo oficiales expanden las posibilidades de la marca del certamen, cuya homogeneización es cada vez más patente.


Esta baraja de razones posibilitan a 2018 alzarse como la edición con mayor número de contenidos generados en torno al certamen y, con diferencia, la que mayor repercusión mediático ha tenido en los últimos tiempos.


La edición más especial


En 2017, el acto del 50º Aniversario de la Reina y Damas de Miguel Esteban dejó ya el listón casi imbatible para esta efeméride. No teníamos claro si cumpliríamos lo que se esperaba de nosotros. Finalmente, el resultado ha sido muy satisfactorio y emocionante.


Una vez clausurada esta edición —probablemente la más especial hasta la fecha—, con opiniones generalmente favorables hacia la gala y las actividades asociadas, es momento de agradecer a Pedro Casas y Mª Nieves Patiño (alcalde y concejal de Festejos del Excmo. Ayuntamiento de Miguel Esteban, respectivamente), al equipo de Organización del certamen y al resto de colectivos que, con su inventiva y dedicación, siguen construyendo un evento que partió desde la más estricta humildad y cada vez es más conocido —y por ello trabajamos— en nuestra tierra y más allá.



Miguel Ochoa RamírezRedacción. Comunicación, Gestión y Desarrollo

Certamen Reina de La Mancha

© Certamen Reina de La Mancha 

Todos los derechos reservados